Soy adicto, lo confieso

He elegido los sábados para comentar algunas cosas personales, muy alejadas de todo el ajetreo informático de los ebusiness.

Antes de salir a pasear y darme un relajo sabatino en alguna discoteca local, donde soy socio, he de confesarles que ya hace 8 meses no ha pasado ni un solo día que no haya dejado de probar una Coca cola. Lo increible para mi, es que estoy sientiendo la necesidad imperiosa de tomarla en cada momento, el verano no se ha ido en Perú y espero que sea el calor quien me está incitando a tomarla más seguido por estos meses.

Tras varios mitos detrás de esta bebida y años de boicots, me he puesto a revisar su composición, si realmente hay daños colaterales, que hay detrás de todo esto. La información varia de acuerdo a las posiciones como la Organización Mundial de la Salud, Nutricionistas o fanáticos de la bebida, incluyéndome.

De lo que estoy consciente es que hay mucha azúcar y cafeína detrás de una bebida así. Y eso que nunca he sido partidario del café. Si un nutricionista serio sabe realmente que hay mucho daño al tomarla seguido, lo invito a dejar un comentario y ya mismo la dejo, mientras tanto irresponsablemente para mi salud, según dicen, seguiré cayendo el el limbo de su sabor.

Comente