¡Cuando un Castañeda se Vá!

Jesús Castañeda

Es difí­cil coordinar una palabra coherente mientras pienso en lo que sucedió, no estoy seguro si insustituible aplica en este caso a indispensable; de lo que estoy seguro es de que a quien honrraré hoy en este texto es indispensable para mi familia.Setenta años, recio, con las manos más fuertes que conozco, con una media sonrisa muy simpática y con una inteligencia matemática que merecía mis respetos, a pesar de no tener estudios más allá de los básicos. Estaba describiendo al patriarca de la familia Castañeda (mi abuelo) que éste pasado domingo 23 dejó su hogar para no volver más.

La pérdida del ser que amas es indescriptible, sobre todo cuando ésta persona se convierte en indispensable y hay una familia que depende de él. Una familia que mira al cielo como pidiendo una explicación a lo sucedido, pero acabo de descubrir que el destino elige a los mejores seres humanos, toma sus almas y los convierte en seres especiales más allá de la vida.

La muerte visitó la familia Castañeda ésta semana, y se llevó al eje de nuestra familia, a la única persona que conozco que fue capaz de levantar su propia casa con sus propias manos, solo y con la ayuda sólo de alguna herramientas, muchos años atrás.

Desde este humilde espacio quiero agradecerte todo lo que has dejado y lo que he aprendido contigo. Todavía recuerdo aquel beso en la mejilla (la forma de saludar de nuestra familia) diciendo que volverás. Pero no lo hiciste más.

He tenido la suerte de tener a un abuelo, un padre, un padrino y un amigo, todo en uno, que a pesar de la diferencia de edades me brindó una amistad incondicional.

Aprovecho en agradecer a aquellas personas que en algún momento compartieron desde un saludo, una sonrisa hasta una vida entera con él. Estoy seguro que si mi “Papá Jesús” (como solía decirle) hubiera podido expresar algo, expesará su gratitud y respetos por quiénes lo acompañaron hasta su última morada.

Mi abuelo dejó  muchos proyectos pendientes con mi padre y conmigo, sólo espero que desde donde esté nos ilumine para que podamos continuar sin él.

Hasta pronto viejo lindo, sin reparos te reitero que te amo.
En Memoria de Jesús Castañeda.

Tags: , , , , , ,

Comente